UN EJERCICIO ÍNTIMO PARA ENAMORADOS - Metodo Silva de control mental <!--if(TERAPIAS)-->- TERAPIAS<!--endif--> - Artículos - Terapias Diarias
Terapias Diarias
Viernes, 09.Diciembre.2016, 23:02
Formulario de entrada
Categorías de la sección
Consejos [94]Terapias [62]El perdon [21]FAMILIA [35]
Metodo Silva de control mental [11]
Búscar
Nuestra encuesta
Estimen mi sitio
Total de respuestas: 1076
Amigos del sitio
  • Crea un sitio web gratis
  • Escritorio en Línea
  • Juegos Online Gratuitos
  • Video Tutoriales
  • Todos los Tags de HTML
  • Navegador Kits
  • Estadísticas

    Total en línea: 3
    Invitados: 3
    Usuarios: 0


    Bienvenido(a) Huésped | RSS
    Artículos
    Inicio » Artículos » TERAPIAS » Metodo Silva de control mental

    UN EJERCICIO ÍNTIMO PARA ENAMORADOS
    Compartelo en facebook



     

    Durante la meditación intensa y prolongada se establecen contac­tos; las mentes son sensiblemente receptivas y reciben el suave contacto de otras mentes por medios que en otras circunstancias solo se producen entre aquellos que han pasado juntos toda una vida. La mayor parte de las familiaridades fugaces son superficiales y falsas, y nos dejan una sensación un tanto desagradable. Su duración es muy breve. Esto no sucede con esta experiencia, pues tiene lugar a un nivel psíquico perdurable.

    Esto es lo que tienen que hacer:

    1. Elijan mentalmente un sitio en el que los dos se sientan lo más a gusto y relajados. Podría ser un lugar en el que pasa­ron juntos unas vacaciones, cualquier sitio que evoque recuer­dos especialmente agradables que ustedes compartan. Incluso puede ser un sitio en el que ninguno de ustedes haya estado jamás... lo pueden crear juntos. Sin embargo, no escojan un lugar en el que solamente haya estado uno de ustedes. Esto tergiversará la simetría de la experiencia y reducirá la sensación de compartimiento.

    2 Siéntese en posición confortable, cerca, de frente uno al otro. Relájense y cierren sus ojos.

    3. Uno de ustedes dirá al otro algo parecido a esto:

    —Voy a contar lentamente del diez al uno, y con cada número sentirás que entras cada vez más profundamente en un agradable nivel meditativo. Diez ... nueve ... entra más pro­fundamente ... ocho ... siete ... seis ... más y más profundo ... cinco ... cuatro ... todavía más profundo ... tres... dos... uno. Ahora te encuentras relajado, a un nivel mental agrada­ble y profundo. Con tu ayuda, me uniré a ti allá.

     4 El otro dirá:

     Ahora yo voy a contar lentamente del diez al uno, y con cada número nos acercaremos más en un profundo nivel mental. Diez ... nueve ... siente que entras cada vez más profundo con­migo ... ocho ... siete ... seis... juntos, más y más profunda­mente ... cinco ... cuatro ... todavía más profundo y más cerca tres ... dos ... uno. Ahora ambos estamos relajados, en un agradable nivel mental. Vamos a profundizarlo juntos.

    5. La primera persona dirá:

    —Está bien, vamos a penetrar juntos muy profundamente. Vamos a percibir juntos nuestro lugar de relajación. Mientras más lo experimentemos, más profundizaremos. Observa el cielo...

    6 "Sí... está claro, con unas cuantas nubes a la deriva”.(Cada uno de ustedes describirá, lenta y espontáneamente, la  escena  que están  experimentando juntos:   la   temperatura, los colores, los sonidos, todos los detalles agradables).

    7 Cuando los dos se encuentren a un nivel profundo (no hay prisa para llegar a esto) y estén experimentando a plenitud su lugar de relajamiento, uno de ustedes le dirá al otro:

    —Lo que más anhelo en la vida es hacerte feliz a ti en pri­mer lugar, y solo después de esto, en segundo lugar quiero buscar mi felicidad.

    8. El otro dirá:

     - Y lo que yo más anhelo es hacerte feliz, y solo después de lograr esto quiero alcanzar mi felicidad.

    9. Dejen que transcurra un periodo (tan prolongado como lo deseen) de comunión silenciosa, y después despierten. Para al­gunos este periodo de comunión silenciosa puede experimen­tarse todavía más intensamente si se miran los dos a los ojos sin afocar la mirada. Es enteramente posible para el meditador experimentado permanecer a nivel Alfa o Theta con los ojos abiertos sin afocarlos. Pero si no se siente confortable con esto, no hay que forzarlo.

    Esto constituye una experiencia mucho más potente de lo que usted podría imaginarse con solo leerlo en este libro. La primera vez que lo ponga en práctica se convencerá de ello y, con algunas variaciones que usted mismo puede crear, es posible que ello se convierta en una parte permanente de la vida que comparten juntos. -.

    Unas cuantas palabras de advertencia: la belleza de esta experiencia se perderá por completo si no se le usa en la forma adecuada. Si una de las dos personas que participa en ella no comprende el propósito que tiene ni está completamente de acuerdo con dicho propósito, la sensación de comunión íntima que se obtiene de todo esto puede resultar algo menos que una experiencia agradable. La recomiendo exclusivamente para un hombre y una mujer que buscan un acoplamiento mutuo más profundo, pleno y perdurable.

    Cada  uno de nosotros tiene una aura que algunas personas pueden percibir como un campo de energía vagamente visible que rodea al cuerpo. Podemos entrenarnos para percibir esta aura. De hecho, como otra secuela del entrenamiento de Con­trol Mental, muchos de nuestros graduados informan que ven su propia aura y la de otras personas. Cada una es tan personal como las huellas dactilares?

    Cuando las personas se encuentran en contacto físico, sus campos de energía se traslapan. Su forma, su intensidad, su co­lor y sus vibraciones se modifican. Esto sucede en los teatros y autobuses apiñados, así como en las camas en las que hay dos personas. Mientras más frecuente es el contacto, más per­durable es la modificación en las auras.

    En el caso de marido y mujer esta modificación es buena, en virtud de que sus auras se vuelven más complementarias. La separación física prolongada invertirá el proceso, cosa que, huelga decir, no es favorable para la compatibilidad del matri­monio. La proximidad física es esencial. Yo recomiendo las camas matrimoniales.

    Ahora hablemos acerca del sexo: (el sexo no es una experien­cia. Es una gama completa de posibilidades. No estoy hablando de técnicas ni de posiciones; me refiero a experiencias: cali­dades de experiencias en distintas profundidades e intensidades. Existe una gama tan extensa de posibilidades como la que existe entre la diversión y la alegría perdurable.

    Un número perdurable de parejas lee manuales sexuales con todo tipo de instrucciones y, con un cierto perfeccionamiento de la técnica, creen que están viviendo una buena vida con­yugal. El pensar detenidamente cada paso, mismo que lógica­mente conduce al siguiente paso, mantiene lo que podría ser una intensa experiencia, en el nivel superficial y consciente de Beta. Es más importante dejarse llevar durante la experiencia, con la mente relajada, en un nivel meditativo.

    El convertirse en una persona psíquicamente sensible puede enriquecer y mejorar un matrimonio inmensamente. Incluso sin entrenamiento, los matrimonios prolongados y felices pue­den alcanzar como resultado una profunda comprensión psí­quica entre los integrantes de la pareja ¿Por qué esperar?



    Categoría: Metodo Silva de control mental | Agregado por: ADMINISTRADOR (14.Agosto .2013)
    Vistas: 742 | Valoración: 0.0/0
    Total de comentarios: 0
    Solamente los usuarios registrados pueden agregar comentarios.
    [ Registrarse | Entrada ]
    Copyright MyCorp © 2016