LAS 7 LEYES DIVINAS DE LA METAFÍSICA Y LOS ERRORES MÁS COMUNES - Metafisica <!--if(METAFISICA)-->- METAFISICA<!--endif--> - Artículos - Terapias Diarias
Terapias Diarias
Sábado, 10.Diciembre.2016, 04:53
Formulario de entrada
Categorías de la sección
Metafisica [54]Oraciones y Decretos [54]
Búscar
Nuestra encuesta
Estimen mi sitio
Total de respuestas: 1076
Amigos del sitio
  • Crea un sitio web gratis
  • Escritorio en Línea
  • Juegos Online Gratuitos
  • Video Tutoriales
  • Todos los Tags de HTML
  • Navegador Kits
  • Estadísticas

    Total en línea: 1
    Invitados: 1
    Usuarios: 0


    Bienvenido(a) Huésped | RSS
    Artículos
    Inicio » Artículos » METAFISICA » Metafisica

    LAS 7 LEYES DIVINAS DE LA METAFÍSICA Y LOS ERRORES MÁS COMUNES
    Compartelo en facebook


    LOS 7 PRINCIPIOS UNIVERSALES (¿QUÉ SON? ¿DE DÓNDE PROCEDEN?)

     

    "El
    cambio fundamental ocurrirá cuando el Pensador... cambie de
    mentalidad". Los 7 Principios fueron escritos por Hermes en el antiguo
    Egipto. Hermes es considerado el Padre de la Sabiduría, fundador de la
    Astrología y descubridor de la Alquimia. Toda su enseñanza se mantuvo
    guardada en forma secreta para la gente y sólo fue revelada a unos pocos
    escogidos en aquel entonces. De allí viene el concepto de
    "herméticamente" guardado. Originalmente, toda la información se
    transmitió de boca en boca, sin material escrito. Luego se inició la
    recopilación de estas enseñanzas en un conjunto de axiomas y máximas, en
    el libro llamado El Kybalión, escrito por tres iniciados. Muchas de las
    enseñanzas metafísicas también se han difundido bajo la autoría del
    Conde de Saint Germain, quien según aseguran los estudiosos del tema,
    fue una de las reencarnaciones del Maestro Hermes. Los estudiantes y
    maestros herméticos modernos consideran a la Alquimia como un "arte de
    transmutación mental", por el cual se reemplazan pensamientos de baja
    naturaleza por otros más elevados. Ellos sostienen que la llamada
    "piedra filosofal", capaz de transmutar metales en oro, era sólo un
    símbolo que los antiguos tomaban para representar la transformación del
    hombre de "plomo" en hombre de oro". El conocimiento de las Leyes del
    Universo nos da la oportunidad de transformarnos a nosotros mismos y a
    la material que nos rodea. Dice textualmente El Kybalión: "Los
    principios de la verdad" son siete:

    1. Principio del Mentalismo 2. Principio de Correspondencia 3. Principio de Vibración 4. Principio de Polaridad. 5. Principio de Ritmo 6. Principio de Causa y Efecto 7. Principio de Generación
    el que comprende esto perfectamente posee la "clave mágica ante la cual
    todas las puertas del Templo se abrirán de par en par". El conocimiento
    y la puesta en práctica de los siete principios permiten al estudiante
    volverse un "mago" que, conociendo la "clave mágica", podrá ingresar en
    otra dimensión de vida.

     

     

     

    EL ORIGEN DE LOS PROBLEMAS

    Cada
    problema surge como resultado de haberse quebrado el cumplimiento de
    alguna de las leyes del Universo. Estas leyes o principios se encuentran
    operando constantemente, ya sea que seamos conscientes de ellas o no.
    Por eso, he llegado a la conclusión de que el ser humano sufre por una
    sola razón: la falta de conocimiento. Las personas crean sus problemas
    por NO entender el funcionamiento de la vida. La falta de información
    las lleva a cometer errores que luego se transforman en dificultades. En
    síntesis, cuando una persona tiene un problema que le provoca
    sufrimiento, es porque NO cuenta con la información necesaria para
    superar ese problema. Es como si esa persona estuviera continuamente
    chocándose de frente contra una pared, sin darse cuenta de que podría
    darle la vuelta por la derecha, por la izquierda, o saltarla por encima.
    Sólo cuando uno conoce los motivos y las características del problema,
    es decir, cuando uno llega a entender la cuestión, puede resolverla. El
    Conocimiento da Poder. Cada vez que tengas un problema por resolver,
    considéralo como una oportunidad para aprender algo nuevo. Mantén tu
    mente abierta y receptiva a la nueva información que te permitirá saber
    cómo sortear el obstáculo. En primer lugar, tendrás que ser consciente
    de qué principio estás quebrando y luego, tendrás que aprender a
    alinearte con la vida para fluir con ella. El surgimiento de un
    obstáculo es una señal de que llegó el momento de estudiar y aprender. A
    lo largo del estudio de estos Principios, encontrarás muchas respuestas
    interesantes a las principales cuestiones de tu vida. Entenderás ¿por
    qué atraes a cierto tipo de personas, cómo se generan tus problemas
    afectivos y cómo superarlos, por qué el dinero sigue a las personas que
    lo tienen y nunca a los pobres, por qué algunas personas parecen vivir
    en una secuencia de conflictos donde no bien terminan de resolver uno
    entran en otro peor?. Comprenderás que las "enfermedades" están
    directamente relacionadas con problemas emocionales y mentales, que la
    suerte es voluntaria y se la puede crear. Aprenderás a diseñar el mundo
    en el que anhelas vivir y a manifestarlo. Pero para lograrlo, deberás
    estudiarlo con responsabilidad, estar dispuestos a cambiar y a renunciar
    a tus limitaciones mentales. Es un curso voluntario que te llevará a
    transformar completamente tu vida para alcanzar un nuevo grado de
    felicidad, prosperidad, salud y armonía. De ti depende... Los Siete
    Principios de la Felicidad

     

     

    1. El Principio de Mentalismo

    Dios creó el Universo con la Mente, por lo tanto El es Mente, y no puede crear otra cosa que mente,

    la semilla de naranja, da naranjo, Todo
    lo creado está involucrado en todo. Comprobamos que el Todo, el Uno, el
    Absoluto , como se quiera llamarlo, está substancialmente involucrado
    en todas las manifestaciones de la vida diaria al cual hemos denominado
    universo material a última instancia espíritu el cual es
    incognoscible , indefinible e indestructible, comprobamos también que es
    inteligente e infinito, con la única y primordial característica:
    expresar el Bien.

    Al considerar su origen mental se explica el mundo de fenómenos mentales y psíquicos, sin explicación

    2. Principio de Correspondencia

    "
    Todo tiene que ver con todo", cualquier aspecto de la Vida que queramos
    analizar, nos encontramos que de alguna manera esta relacionado con
    otro aspecto de la vida. Hay un axioma hermético que afirma :

    Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba

    y
    recordemos a Platón que afirmaba que todo lo manifestado en el mundo
    material, es una copia imperfecta de lo que está en el plano arquetípico
    de las ideas

    3. Principio de Vibración

    Uniendo
    este tema con el anterior comprobamos que en el universo todo vibra,
    las ideas de Platón, la Mente, llegando al átomo. El pensamiento
    positivo vibra a un nivel altísimo, sus colores son brillantes, claros,
    luminosos. El pensamiento negativo vibra despacio y sus colores son
    opacos. Los estados de ánimo vibran y lanzan al espacio esas vibraciones
    en sonidos y en colores. Todos los estados mentales se lanzan al
    exterior del cuerpo que los crea, van golpeando cuerpos afines como
    hacen los instrumentos musicales, y estas vibraciones afectan en bien o
    mal a otras mentes, aumentando los estados emocionales y mentales que
    está en tono con ella.

    4. El Principio de Polaridad.

    En
    el Universo todo es doble, tiene su opuesto, lo semejante, los opuestos
    son lo mismo, todas las verdades son medias verdades, toda oposición
    puede reconciliarse. Las tesis y las antitesis son idénticas en
    naturaleza. Dios es Padre - Madre, tiene los dos principios, luego es
    andrógino, son el Tai - Chi.

    5. Principio del Ritmo.

    En
    la Naturaleza todo el flujo y reflujo, como las ondas, como las olas,
    si hay cresta, hay vano, si hay vano tiene que haber una cresta. En el
    Todo, todo vibra, es el movimiento de la Vida. Al haber vibración tiene
    que haber ritmo. El equilibrio rítmico trae la armonía, en todas las
    cosas, en las personas.

    6. El Principio de Causa y Efecto

    Nada
    de lo que ocurre en la Vida, en las personas, en las cosas, ocurre
    espontáneamente. Todo tiene una causa, no hay causa sin efecto, ni
    efecto que no tenga una causa, en lo físico y en lo espiritual.

    En
    lo físico lo vemos a cada instante, si explotó una caldera, el fuego;
    si se cae algo, el soporte no lo soportó. En lo espiritual, lo vemos en
    nuestro comportamiento con nuestro entorno. Muchedumbre que se dejan
    llevar por palabras o voluntades ajenas, una discusión, se produjo
    porque hubo una causa anterior, lo estamos viendo de continuo en nuestra
    vida.

    7. El Principio de Generación

    Todo
    lo que existe, ligado al Principio de Polaridad, produce generación,
    siempre hay un par de opuesto, el principio masculino y el principio
    femenino.

    En el mundo cotidiano se manifiesta como "sexo", pero en el mundo invisible es solo "Principio" .-

    En
    las Leyes aquí expuestas tan sucintamente está el funcionamiento del
    Universo, quien quiera conocer las filosofías de ellas, deben internarse
    en el conocimiento hermético, el cual tiene todas las soluciones de la
    Vida.

    Justamente, para llegar a esas Leyes es el Conocimiento
    Espiritual, si dijimos que estas son para todo el Universo, de hecho
    estamos aceptando la pluralidad de los mundos. Naturalmente, también
    debemos admitir que no todos son iguales en Evolución.

    Porque
    también la racionalidad no dice que el más antiguo debe ser mas
    evolucionado que otro mas moderno, o por haberse retrasado en su
    progreso.

    Si aceptamos lo anterior la pregunta es: ¿Por qué uno es mas evolucionado que otro?

    La
    respuesta es simple.- El que se adapta a las Leyes Universales en menor
    o mayor grado, de las que venimos hablando, lógicamente tendrá un
    diferente grado de Evolución, y cuando decimos que tiene que haber un
    mundo mas adelantado que el nuestro no hay una expresión que simplemente
    pueda negarlo.-

    Entonces llegamos al punto en que es indispensable enseñar, aprender y aplicar el Conocimiento Espiritual.-

    ¿Pero quién enseña, de dónde sale ese Conocimiento Espiritual?

    Un maestro para ser maestro, primero fue alumno, después se graduó y fue maestro.

    Luego enseñó. Es como lo vemos en la vida diaria, así también ocurre en lo espiritual.

    Todos
    somos alumnos. ¿ El aula?: es nuestro planeta tierra.-¿El tiempo de la
    graduación?.- Depende de nuestra aplicación y adaptación a las Leyes
    Universales.- ¿Cómo las conocemos? Hay una sola manera: vivirlas.- La
    experiencia es la base de la sabiduría.

    Como la vida es tan corta
    para aprender tantas cosas se impone la Ley de Experiencias, que no es
    otra que la Ley de reencarnación.- Una y otra vez vuelve el alumno a la
    escuela de la Vida, nuestro amado planeta tierra; ¡ cómo no amarlo, si
    mediante él vamos a conseguir nuestra ansiada libertad eterna!

    A
    través del tiempo se consigue la graduación, la Maestría, cuando el
    alumno vive en sí las Leyes Universales y Divinas y mediante una
    ceremonia que se realiza en el plano etérico, mas precisamente en el
    Templo de Luxor, se gradúa de Maestro Ascendido.-

    Aquí está la respuesta a la pregunta de más arriba: de quién enseña y de dónde sale el Conocimiento Espiritual.-

    LOS 10 ERRORES METAFÍSICOS MÁS COMUNES

     

    Cuando
    comenzamos a transitar el camino espiritual, buscamos la perfección en
    nuestras vidas. Tratamos de mejorar nuestro carácter, costumbres, ideas,
    alimentación, y hasta la vida social. A veces, hacemos sacrificios con
    el fin de alcanzar una vida más plena y feliz; sin embargo, muchas veces
    no llegamos al estado de éxtasis o plenitud que anhelamos. La decepción
    puede llevarnos a rechazar la disciplina que habíamos emprendido, o en
    el peor de los casos, puede desmoralizarnos a tal punto de pensar que
    "Dios se ha olvidado de nosotros". Cualquiera sea la reacción, ésta sólo
    nos está señalando que hemos cometido un error. Y un error puede ser
    corregido. El Universo funciona como una gran computadora: hay que saber
    presionar las teclas adecuadas para obtener lo que se desea. Cuando no
    lo estamos haciendo, la computadora se detiene, espera fría y
    silenciosamente la señal eléctrica correcta. El Universo tiene sus
    "teclas" y la metafísica nos enseña ¿cuáles son? Algunas escuelas
    esotéricas han tergiversado estas enseñanzas, quizá sin ninguna mala
    intención, con lo que han llevado a muchas personas a cometer errores y a
    frustrarse en sus expectativas.

    Algunos de los errores más comunes son los siguientes:

    1. ENVOLVERSE
      EN UNA BURBUJA DE PROTECCIÓN, O EN UNA LUZ, O EN COLOR, O EN ÁNGELES, O
      EN CUALQUIER OTRA FORMA QUE PROTEJA DE LOS PELIGROS QUE EXISTEN AFUERA
    1. Lo
      único que logra este tipo de ejercicio es fomentar la idea de que algo
      externo puede tener más poder que nosotros. Nuestra mente percibe que
      hay algo allí afuera que puede, por ejemplo, lastimarnos o hacernos
      daño. Pero, según las enseñanzas espirituales. TODO ES DIOS; por lo
      tanto, nada puede hacernos daño. En realidad, debería practicarse algún
      tipo de ejercicio de reconocimiento de la seguridad personal. Este
      ejercicio podría decir: "Vaya donde vaya, estoy siempre a salvo, estoy
      rodeado de hermanos, vivo en el mundo que Dios ha creado y sólo veo amor
      en todas partes". En síntesis, al elegir ¿qué ejercicio mental o
      meditación hacer, se deberá buscar aquel que nos recuerde la naturaleza
      divina de la vida y no el peligro que percibe nuestro ego. Muchas
      personas creen que repitiendo ciertas afirmaciones pueden transformar su
      situación personal, lo que encierra un error. No son los pensamientos
      lo que determinan nuestra realidad sino nuestras "creencias". Solamente
      los pensamientos que hemos internalizado y tomado como nuestra verdad
      son los que se manifiestan. Dicho de otra manera, aquello que "sentimos"
      internamente que es así es lo que toma forma en el mundo externo. La
      mente humana produce un promedio de 60,000 pensamientos diarios, la
      mayoría de los cuales son negativos. Las afirmaciones son necesarias
      para lograr implantar una creencia nueva en nuestra mente subconsciente y
      la repetición de estas afirmaciones es un procedimiento adecuado, pero
      hasta que no le agregamos la emoción o sensación que acompaña a esa idea
      no la internalizamos como una verdad dentro de nosotros. La repetición
      de palabras carentes de emoción no es efectiva. Por lo tanto, si yo
      repito "Vaya donde vaya, estoy siempre a salvo" pero no me siento
      realmente seguro, de nada me servirá. Es necesario seleccionar
      ejercicios mentales, meditaciones o visualizaciones que fomenten las
      creencias de paz, armonía y prosperidad.
                                                                           

    1. 2. ENVIAR LUZ A OTROS PARA QUE MEJOREN                                                                                            
    1. Se
      puede enviar luz o energía a otras personas para que se curen de cierta
      enfermedad, para que mejoren su situación económica, su vida afectiva, y
      demás. La mayoría de estos ejercicios se parecen más a una forma de
      manipulación que a una verdadera ayuda espiritual. Primero y principal:
      si se va a ayudar a otro, hay que asegurarse de que la persona lo pida y
      lo necesite. Si esto no se da, tenemos que trabajar con lo que estamos
      percibiendo, porque el problema es algo personal que nos atañe a
      nosotros mismos y no a la persona que está sufriendo. La mayoría de los
      problemas son sólo momentos de prueba que está viviendo un individuo;
      son necesarios y muy útiles para el "despertar de su conciencia". Nunca
      sabemos en realidad desde afuera cuán importante puede ser para cada
      persona la situación que está atravesando en determinado momento.
      Podemos percibir esa situación como algo terrible, doloroso, injusto o
      innecesario, pero cualquiera sea nuestra interpretación nunca será
      correcta ni completa. El enviar la luz a la persona podría acelerar o
      entorpecer su ritmo personal. Nuestra intervención es innecesaria y, la
      mayoría de las veces, no es más que un deseo egoísta de que la persona
      resuelva rápido su problema porque éste nos despierta angustia o dolor.
      Personalmente, recuerdo que una vez se acercó un amigo íntimo a decirme
      que estaba muy preocupado por mi situación. Yo le respondí que su
      preocupación no me ayudaba, que si realmente quería hacer algo bueno por
      mí, tenía que confiar en mí y saber que mi Guía Interior me revelaría
      en el momento adecuado lo que yo necesitaba hacer. En lugar de enviar
      luz a otros cada vez que veas una situación difícil, comienza por
      enviarte luz a ti mismo para que tu Guía Interior te haga ver la Verdad
      que está operando en dicha situación.

    1. 3. CREER QUE VAMOS HACIA DIOS, QUE EVOLUCIONAMOS ESPIRITUALMENTE No
      vamos hacia Dios, YA ESTAMOS EN
      DIOS.                                                                                                                                  
    1. Todo lo que nos
      rodea forma parte del gran cuerpo universal de Dios. No evolucionamos
      espiritualmente. Nuestro Espíritu es Perfecto y Completo; no puede ni
      tiene que evolucionar. En realidad, es un problema semántico, ya que la
      evolución espiritual no existe. Lo que queremos significar con eso es el
      despertar de nuestra Conciencia a esa perfección y cuanto más rápido lo
      hacemos, más plenos y felices vivimos. Tal vez el error provenga de las
      enseñanzas religiosas que nos dicen que Dios está "en el cielo", como
      si nosotros estuviéramos separados de El. Nosotros y el "cielo" somos
      UNO, y debemos aprender a reconocerlo y a vivenciarlo; en eso consiste
      nuestra Evolución de Conciencia o Despertar Espiritual.

    1. 4.
      ANGUSTIARSE O PREOCUPARSE CUANDO HAY UN FAMILIAR ENFERMO O ATRAVESANDO
      ALGÚN TIPO DE
      CRISIS                                                                                                                                              
    1. En
      nuestra cultura está bien visto que uno se aflija o sufra a la par de
      sus seres queridos; sin embargo, eso sólo aumenta el pesar. Si
      interpretamos nuestro pesar desde otro nivel, esto significa que creemos
      más en el poder de la enfermedad o la crisis que en la solución. Cuando
      uno se aflige por la enfermedad de un ser querido, agrava esa
      enfermedad, le da más fuerza y poder. La solución es hacer un esfuerzo
      personal y reconocer que, más allá de nuestro entendimiento, hay una
      Inteligencia Superior que está actuando y que tiene el poder de
      restaurar completamente a nuestro ser querido, si así lo desea dicha
      persona. Lo mismo ocurre con cualquier tipo de problema o crisis. Si
      nos afligimos, es porque nuestro ego ha aceptado que hay una fuerza más
      potente que el Poder Divino.

    1. 5. CREER QUE UNO HA SIDO "ELEGIDO" POR DIOS                                                                               
    1. Muchas
      personas que estudian en escuelas esotéricas se sienten especiales y
      evolucionadas. Sienten que Dios los ha conducido al lugar adecuado para
      su crecimiento y evolución; que la información que va a recibir es muy
      importante y no puede divulgarse a personas que no están tan
      evolucionadas, porque no tienen la capacidad para entenderla o para
      darle un buen uso. Esta presunción se convierte en una forma de
      arrogancia, nada espiritual, que nos hace pensar que somos
      privilegiados, especiales, elegidos, y que los demás están descarriados o
      perdidos en la vida. Esta forma de arrogancia también se ven en las
      religiones que se sienten propietarias de Dios. Si uno no sigue su
      culto, está perdido. En el Universo existe un solo Dios y es el mismo
      para Todos. Los humanos inventan diferentes maneras de rendirle culto,
      crean dogmas y doctrinas, pero, en esencia, todos adoramos al mismo
      Dios. Todos somos iguales antes los ojos de Dios. Para El, nadie está
      más adelante ni más atrás. Nadie vale más ni menos. Cualquier
      interpretación y clasificación como ser especial corresponde al terreno
      del ego humano y no al terreno de lo divino.

    1. 6. SACRIFICARSE POR OTROS                                                                                                                     
    1. No
      hay nada más inútil e insatisfactorio que sacrificarse por los demás.
      Las tareas que se hagan por los demás deberán hacerse con amor o, de lo
      contrario, evitarse. Todo lo que se hace con amor es placentero; por lo
      tanto, no pesa ni molesta. Por el contrario, todo lo que se hace con
      sacrificio genera presión interna, rencor, enojo, molestia y, a veces,
      hasta odio. El sacrificio por los demás está aprobado socialmente y es
      muy bien visto. Uno puede sacrificarse, por ejemplo, por los hijos, por
      los padres, por la pareja, por la profesión, por los niños desamparados,
      por alguien enfermo, por la institución religiosa a la que pertenece,
      por la empresa que da trabajo. La lista podría ser interminable y no es
      más que un muestrario de la acción equivocada de nuestro ego. El
      sacrificio va muy de la mano con la manipulación. Por ejemplo, una madre
      que ha dejado su vida de lado por los hijos, tarde o temprano, usará su
      postura como válida para exigir algo de ellos; el novio o novia que
      cambia su rutina y deja de hacer ciertas actividades por el otro tratará
      después de exigir lo mismo. La próxima vez que vayas a sacrificarte por
      alguien, pregúntate primero si ese alguien te lo pidió. La actitud de
      mártir no lleva hacia Dios como muchos creen, sólo el camino del amor.
      Haz las cosas con amor o no las hagas. 

    1. 7. DEPENDER DE AMULETOS, ESTAMPAS RELIGIOSAS, CRISTALES, VELAS, IMÁGENES, O CUALQUIER OTRO TIPO DE ELEMENTO                                                                                                                             
    1. Es
      cierto que los materiales tienen su propia energía y que el contacto
      con ellos (en especial, con ciertos cristales cuarzos) produce cambios
      en nuestra vibración personal y que pueden ayudarnos en el proceso
      curativo. También es cierto que algunas figuras, imágenes y colores
      producen reacciones psicológicas que nos estimulan; a veces para bien,
      otras para mal. Las estampas religiosas y otros objetos, tales como
      cadenas con cruces, estrellas de David y demás nos recuerdan nuestras
      posturas espirituales. El problema es que la mayoría de estos elementos
      se convierten en amuletos y les damos más poder del que en realidad
      tienen. Hay personas que se sienten indefensas sin su cruz, la estampita
      de su santo protector, su cristal preferido o cualquier otro amuleto de
      su preferencia. El amuleto pasa a ser Dios. Vivir pendiente de un
      objeto es limitar la Presencia Divina a ese objeto. Dios es
      Omnipresente: está aquí, allá y en todas partes. Lo peor sucede cuando
      una persona extravía su amuleto o éste se le rompe. La mayoría de las
      veces esto se interpreta como un presagio de que algo malo va a suceder.
      Esta idea es producto de creer que la persona se encuentra sin su
      protección y que, en consecuencia, los demonios y las energías negativas
      pueden afectarla. Vivimos en un Universo Mental. "Todo lo que Creemos
      se hace Realidad". ¿Por qué no creer entonces que el mejor amuleto con
      el que cuento es mi Naturaleza Divina? Nadie ni nada puede despojarnos
      de lo que somos realmente.

    1. 8. CREER QUE UNO PUEDE GUIAR A OTROS O QUE PUEDE SER GUIADO                                              
    1. Sentir
      que gracias a uno otras personas se iluminan o, al revés, que la
      presencia de otros nos devuelve la luz es pura ilusión del ego. La
      verdadera Guía es Interna, es tu Intuición, la Voz de tu Espíritu.
      Muchas veces esa voz coincidirá con lo que escuchas de afuera y pensarás
      que alguien te está guiando. Pero, apenas aceptes a alguien como tu
      ídolo, comenzarás a fabricar tu propia decepción. Ocurre lo mismo si
      alguien te ha entronizado y te ha tomado como líder; en algún momento
      los problemas de tu vida personal lo decepcionarán. Todos aprendemos y
      enseñamos al mismo tiempo. Por tal motivo, es conveniente mantener una
      actitud receptiva hacia las señales que recibimos de nuestro entorno y
      ver qué resonancia producen en nuestro interior. No eres el salvador ni
      la guía de nadie. Ninguna vida depende de tus conocimientos ni de tus
      esfuerzos. Esto es cierto también al revés. Nadie te rescatará ni te
      salvará, excepto tú mismo. El mejor Guía con que contamos está dentro de
      Nosotros. Nos habla con voz suave y paciente, sin obligarnos a nada;
      nos indica siempre el camino más corto y más feliz, nos da la idea más
      adecuada y la respuesta que racionalmente no podemos encontrar. Por eso,
      es conveniente practicar meditación y ejercicios de relajación para
      poder escuchar esa voz. Si vives de prisa, tenso, angustiado y con un
      ritmo acelerado, seguramente no oirás la "voz de tu intuición" y
      buscarás guías externas. Hay personas que son muy positivas y
      estimulantes, y podrán ayudarte en un principio. Evita idolatrarlas y
      evita también ser idolatrado. Recuerda siempre que la "Guía más válida y
      acertada está siempre dentro de ti".

    1. 9. CREER QUE LOS MAESTROS ESPIRITUALES SON AQUELLOS QUE NOS PROVEEN DE LA INFORMACIÓN TEÓRICA                                                                                                                        
    1. Tendemos
      a caer muy fácilmente en la creencia de que las personas que nos
      enseñan son adelantados y que ya han superado muchas pruebas en su vida.
      En algunos casos, esto es totalmente cierto; en otros, no. El hecho de
      que una persona transmita una determinada información no la coloca en un
      grado superior. Debes recordar que cualquier forma de idealización o
      selectividad corresponde al terreno del ego. Los verdaderos maestros
      espirituales son aquellos que nos ponen a prueba y vienen "disfrazados"
      de hijos, padres, jefes, amigos, enemigos, animales, plantas y demás.
      Son aquellos que nos traen problemas. Ellos son los que realmente nos
      enseñan las lecciones que tenemos que aprender porque nos ponen a
      prueba. Todas las religiones del mundo enseñan que Dios es Amor, que
      vivir con Dios significa expresar Amor a los demás. Algunas personas
      asisten a templos, iglesias, o escuelas esotéricas, donde reciben esta
      información, pero luego van a sus casas y se pelean con sus familiares,
      critican a sus vecinos, odian a sus jefes, a los políticos, a los
      animales, a individuos de otras razas o culturas. Ellos todavía no han
      aprendido la lección y la vida los llevará a enfrentarse una y otra vez
      con la misma situación o persona... hasta que aprendan a mostrar amor.
      Haciendo una comparación con la enseñanza tradicional, los líderes
      espirituales o religiosos son los "libros" que nos dan la información;
      las personas que nos traen problemas son los maestros que "nos toman el
      examen" para ver si pasamos la prueba o no. Existe una Ley en el
      Universo: Todo lo que nos molesta, complica, enreda, o todo lo que
      odiamos, se nos "pega". Esto ocurre hasta que aprendemos a amar la
      situación. Entonces, ese problema o esa persona se convierten en el
      maestro espiritual de ese momento. 

    1. 10. CREER QUE UNO NO PUEDE ENOJARSE, TEMER, O SENTIR CUALQUIER OTRA EMOCIÓN NEGATIVA POR ESTAR EN EL CAMINO ESPIRITUAL                                                                               
    1. Esta
      creencia nos lleva a una gran represión de la ira y de los enojos, que
      hacen su reaparición más tarde bajo la forma de rencor, crítica o
      rechazo. Mientras estamos en el plano terrenal, vivimos la sensaciones y
      las emociones de este plano. Algunas de ellas son muy placenteras,
      otras no. El tener un conocimiento intelectual acerca de la acción
      destructiva de ciertas emociones no las hace desaparecer. Uno puede
      saber lo malo que es el enojo y, sin embargo, no puede evitar enojarse.
      En realidad, uno sí puede evitar enojarse, o asustarse o angustiarse,
      pero eso exige un entrenamiento. Durante dicho entrenamiento, hay
      momentos en que podemos dominar la rabia y la ansiedad, y otros en los
      que nada puede calmarnos. Una vez que aparece el enojo, lo mejor es
      descargarlo de la manera más positiva posible. Es mucho peor reprimirse e
      intentar decir: "Todo está bien en mi mundo", cuando uno internamente
      está sintiendo el deseo primitivo de querer atacar a alguien. La mayoría
      de las personas que transitan el terreno espiritual son muy exigentes
      consigo mismas y pretenden erradicar completamente de sus vidas este
      tipo de reacciones. Esto no resulta desacertado pero se logra a través
      de un proceso. Sé amable contigo mismo y, de vez en cuando, date el
      permiso necesario para maldecir, golpear un almohadón, gritar, llorar y
      expresar, como mejor te resulte, todas las emociones negativas que te
      toca vivir. La mayoría de los errores aquí enunciados están generados
      por la actitud crítica de nuestro propio ego. El ego no puede
      desaparecer por que necesitamos de él para actuar en este plano. La
      "solución" es ponerlo alineado con nuestro Espíritu. Amablemente, le
      podemos decir al ego que: "A partir de ahora, deberá seguir las
      indicaciones de un nuevo Maestro amoroso, amable, paciente y permanente,
      que nunca juzga y que sabe que siempre estamos haciendo lo mejor que
      podemos". Si seguimos las indicaciones de nuestro Maestro Interior,
      nunca podemos fallar.

    ADIÓS AL KARMA

    Una
    de las ideas más generalizadas en nuestra cultura esotérica es que
    estamos aquí para cumplir un "karma". Esto significa que tenemos, por
    ejemplo, que pasar por ciertas pruebas, sufrir dolencias físicas,
    enfrentar crisis y problemas cotidianos. Los más avanzados encuentran
    las razones al analizar sus vidas pasadas, recordando hechos y
    situaciones que se repiten una y otra vez con el fin de ser sanadas.
    Otros se inclinan por convencerse de que son las influencias
    astrológicas las generadoras de los malos y buenos momentos. Los menos
    esotéricos encuentran que la razón de nuestros sufrimientos se debe a
    desequilibrios psicológicos, a los hábitos adquiridos durante la
    infancia, a la herencia genética, y demás. Y aquellos que no tienen ni
    una pizca de esotéricos culpan al gobierno y a la economía por su
    insatisfacción. Tanto aquellos de pensamiento más elevado como los más
    primitivos están convencidos de que hay un motivo real para sufrir.
    Vivimos en el planeta Tierra, que, dentro de la organización de este
    Universo, es el planeta del Chakra Corazón. En pocas palabras, esto
    significa que venimos aquí para aprender a amar. A través de las
    distintas religiones nos llega el mensaje de que Dios es Amor, y que
    debemos aprender a amarnos los unos a los otros; sin embargo, todo
    parece quedar en las palabras porque nuestro ego se niega a aceptar que
    dentro de la persona que nos trae problemas también está Dios. Estamos
    convencidos de que dios sólo habita dentro de la "gente buena" y de que
    los demás están "descarriados" o lejos del sendero espiritual. Dios es
    Todo y está en Todos, y aunque cueste creerlo, nos ama a todos por
    igual. La función selectiva y discriminatoria de nuestro ego terrenal
    nos llena de justificaciones y razones lógicas que apoyan la teoría
    personal del amor. El ego nos dice: "Esta persona merece mi amor, esta
    otra no". Generalmente, confundimos "amar" con "ser amados". Si no
    tenemos respuesta de la otra parte, nos cerramos, guardamos los
    sentimientos y nos frustramos. El ego dice: "No vale la pena que ponga
    mi energía en esta relación", o en el peor de los casos, después de
    haber hecho mucho por alguien, el ego dice: "Todo fue una pérdia de
    tiempo". Ya estamos viviendo la Era de Acuario, regida por Urano.
    Aquellos que saben astrología podrían ver en el símbolo de este planeta
    el dibujo de Venus invertido y encerrado entre dos paralelas. Este
    símbolo significa, en primer lugar, que hay que entender el amor
    romántico de otra manera para luego dirigirlo hacia un solo lugar: su
    fuente original, Dios. Muchas veces, lo que entendemos por amor
    romántico no es más que una demostración de un alto grado de neurosis.
    El amor es aceptación, colaboración, impulso, humildad; jamás exige nada
    a cambio. También decimos que hay muchas clases de amores y que el amor
    se manifiesta en distintos grados. lo cual sólo se vuelve una
    justificación a nuestros miedos interiores. Sólo existe una clase de
    amor: el amor de Dios, el amor incondicional. Hemos aprendido durante
    años que debemos evolucionar, elevarnos, dirigirnos hacia Dios, y sin
    embargo, siempre estamos en Dios. No existe un lugar en el Universo que
    esté fuera de Él. La Era de Acuario nos trae una luz diferente y nos
    dice simplemente que los problemas que enfrentamos no son sino
    oportunidades para brindar amor. Aquellas personas que nos complican la
    vida, que pelean y discuten, que están nerviosas están pidiendo amor con
    desesperación, internamente y en secreto. Muchos adultos actúan como
    niños y no saben pedir con claridad lo que quieren. Más importantes aún
    son aquellos errores que cometemos nosotros mismos, a causa de los
    cuales nos sentimos culpables, y creemos que merecemos un castigo (o
    karma). Tenemos muy arraigada la idea de que debemos pagar por nuestros
    errores. Esos momentos no son sino una "gran oportunidad" para aprender a
    perdonarnos a nosotros mismos, a aceptarnos y a amarnos
    incondicionalmente. La razón en la que me baso para decir esto es que
    Dios jamás perdona. Dios jamás perdona porque El jamás condena. Los
    únicos que nos condenamos y nos enviamos al infierno somos nosotros
    mismos. Dios nos ama y nos acepta tal como somos. El sabe mejor que
    nadie quiénes somos. Nos preocupamos demasiado por curar las heridas del
    pasado, o por desarrollar estrategias para prevenir situaciones
    futuras, y en esta carrera nos olvidamos de que "curando el presente lo
    demás se cura automáticamente". Por eso, no debemos preocuparnos tanto
    de si fuimos piratas, ladrones o asesinos en otra vida; o si en este
    momento Saturno hace una cuadratura a mi Sol natal; o si el gobierno no
    está tomando las medidas que yo considero adecuadas. Cada momento de mi
    vida es una valiosa oportunidad para extender amor. No debemos dejar que
    nuestro pensamiento se distraiga y se pierda. Nosotros tenemos poder
    creativo que nos fue otorgado por el Creador y podemos utilizarlo
    erróneamente. El ego es una creación de nuestra mente, es la idea que
    tenemos de nosotros mismos y a veces, en esa idea general hay
    pensamientos muy poco positivos o hay miedos muy perturbadores que
    inhiben nuestra capacidad de amar. El ego genera la culpa y el castigo, y
    nos hace ver algunas situaciones como terribles o catastróficas. Para
    remediar esto, nuestro Creador nos ha dado una guía muy eficaz: la
    Conciencia Superior, que nos vuelve a conectar con nuestra fuente y nos
    recuerda nuestra única misión: amar. Podemos recurrir a esta luz todas
    las veces que queramos y, en especial, en aquellos momentos en que nos
    encontramos atrapados por la realidad. La manera más eficaz y directa de
    encontrar una respuesta es renunciando primero a los que nos indica la
    lógica; así dejamos a un lado a nuestro ego y damos paso al Espíritu. Yo
    acostumbro a repetir la frase siguiente: "Esta situación que estoy
    viviendo me perturba, me hiere y me confunde; sé que no es real ni es
    como aparenta ser y no la entiendo. Conciencia Superior, pido tu guía
    para curar la percepción de este hecho y sanar la parte que sufre dentro
    de mí". La Conciencia Superior nunca habla con muchas palabras. Su
    mensaje es breve y generalmente se dirige a nuestra mente inconsciente a
    través de un símbolo. Lo más importante de este paso es renunciar a
    aceptar la situación como dolorosa o irreparable, "cancelando"
    básicamente la idea que estamos percibiendo. El segundo paso consiste en
    confiar y entregarse a nuestra Guía Interna. Las crisis son necesarias
    porque abren canales a Dios. Cuanto más cerrada está la persona,
    probablemente más fuertes sean sus crisis. Finalmente, la idea que
    debemos afirmar dentro de nosotros es que en este Universo TODOS SOMOS
    UNO, no estamos separados. Por eso, cuando ayudo a alguien me estoy
    ayudando a mí mismo. Cuando muestro amor, recibo amor (aunque mi ego a
    veces afirme lo contrario). Ya entramos en la Era de Acuario, la de la
    Amistad Universal, donde aprenderemos a aceptar a los demás tal como
    son, encontraremos en cada uno el Ser Perfecto que habita en nuestro
    interior, y dejaremos de lado los mensajes erróneos de nuestro ego. En
    esta Era se termina para siempre el karma porque comienza la Era del
    Amor.                   

    IDEAS PARA ELIMINAR EL KARMA

    Hay
    muchas cosas simples que uno puede hacer diariamente para ir eliminando
    la cadena ancestral del karma. He aquí algunas ideas para poner en
    práctica hoy mismo. • Alimentar el cuerpo con productos naturales que
    faciliten la producción de energía. Puesto que comemos para obtener
    energía de los alimentos, es importante darle al cuerpo lo mejor para
    obtener así su mejor rendimiento. • Compartir más tiempo con las
    personas mayores de nuestra familia. Ser tolerante y paciente con ellas,
    sabiendo que así como tratamos a nuestros mayores, seremos tratados en
    el futuro. • Jugar más con los niños que están en nuestra vida. Aprender
    de ellos a recuperar la espontaneidad, el amor incondicional y la
    capacidad para divertirnos. • Llamar hoy mismo a un amigo que hace
    tiempo no vemos y decirle lo importante que es su amistad. • Hablar con
    la gente que nos rodea y decirle lo importante que es su compañía en
    nuestro paso por la vida. • Hacer un regalo espontáneo a alguien, sin
    ninguna razón particular. • Orar por alguien, afirmando todo lo bueno
    para esa persona. • Meditar, rezar, orar, conectarse con el Único Poder
    Divino que nos acompaña y nos guía en cada momento. • Dar gracias a
    otras personas por favores que nos han hecho. • Perdonar, perdonar,
    perdonar. Cada día hay algo que perdonar. Saber que hay una Justicia
    Divina más efectiva y correcta que la que quiere imponer mi ego. •
    Perdonarnos a nosotros mismos por cualquier error que hayamos cometido
    últimamente. • Hacer algo positivo y estimulante por uno mismo hoy. •
    Acariciar a los animales. Decirles palabras de amor. • Acariciar a las
    plantas. Decirles palabras de amor. • Bendecir mentalmente a las
    personas con las que me encuentro hoy y desearles todo lo mejor. • Hacer
    una donación de dinero, no importa a quién, ni la suma, pero hacerlo
    con mucho amor. • Desprendernos de artículos viejos, como por ejemplo:
    ropa, libros, revistas y muebles. Donarlos, venderlos o regalarlos. De
    esta manera, le damos lugar a lo nuevo en nuestras vidas. • Repetir
    afirmaciones que aumenten la autoestima. • Aliviar la tarea de nuestros
    compañeros de trabajo, si es posible. • Compartir con padres, hermanos,
    hijos, nietos u otros parientes, momentos placenteros, recordando que
    con ellos nos toca vivir una experiencia ineludible debido a los lazos
    sanguíneos. • Fomentar pensamientos y diálogos de paz, amor y armonía.
    Evitar criticar, quejarse o decretar cosas negativas. • Practicar alguna
    actividad física que ayude a relajar las tensiones y a mantener la
    tonicidad muscular. • Ofrecer ayuda desinteresada a alguien que la
    necesite. • Colaborar con las personas más cercanas. A veces es más
    fácil hacer el bien a personas desconocidas que a otras que están cerca.
    • Decir palabras de amor y expresar cariño abiertamente. • Abrazar
    fuertemente a nuestros seres queridos y decirles: "te amo", "te quiero",
    "te necesito", o lo más lindo que se nos ocurra. • Reírnos y hacer reír
    a los demás. • Leer libros de autoayuda, curación, espiritualidad, o
    cualquier material estimulante que ayude a vivir mejor. • Asistir a
    cursos, conferencias, charlas o grupos positivos. • Colaborar con
    nuestro barrio, municipio o ciudad, para hacer que nuestro lugar de
    residencia sea cada día más hermoso, pacífico y amistoso. • Expresar
    nuestra protesta hacia el desarrollo nuclear o actividades que sigan
    contaminando o destruyendo el planeta. • Colaborar con entidades que
    apoyan la vida. • Felicitar a los demás por sus éxitos y alentarlos a
    seguir creciendo. • Reconocer las virtudes ajenas y estimular a las
    personas para que las expresen. • Reconocer las virtudes propias y
    expresarlas. • Escribir cartas con noticias positivas y mensajes de
    cariño a aquellas personas que hace tiempo no les escribimos. •
    Conservar limpio nuestro lugar de trabajo, nuestra casa, nuestro patio.
    Ayudar a mejorar el entorno en todo lo que sea posible. Evitar producir
    más basura. • Plantar árboles y plantas. • Favorecer a la Naturaleza y a
    su crecimiento en aquello que esté a nuestro alcance. • Amar y bendecir
    el planeta, con todos sus habitantes. Decretar pensamientos de Paz
    Universal. • Relajarse y meditar. Preguntar a nuestra Guía Interior ¿qué
    es lo mejor que podemos hacer hoy por nosotros mismos y por los demás?


    "Los Siete Principios de la Felicidad" Horacio M. Valsecia
    Deseo de corazón que ocurran muchos milagros en sus vidas..., que con
    la magia del amor y del perdón nos liberemos de nuestros "maestros" que
    vienen a nuestras vidas para enseñarnos lecciones y sanar heridas
    internas... vienen como retos u oportunidades que todos podemos vencer y
    superar con la ayuda de nuestro amoroso Guía Interior... Dios dentro de
    nosotros. Recordemos que todo lo que se resiste... persiste, aprendamos
    a fluir con la vida, a no apegarnos a nada y entreguémosle todo nuestro
    pasado y vida a Dios para que nos restaure y nos haga criaturas
    nuevas... todo es posible para quien tiene fe en ese Poder Divino que
    nos ha creado; que todos aprobemos los exámenes que el Universo nos
    ponga enfrente; que todos y cada uno de los deseos de nuestro corazón se
    hagan realidad, que nuestras vidas se enciendan de luces, amor, paz,
    armonía, felicidad, alegría, prosperidad, éxito y sintamos que siempre
    somos amados, dignos y merecedores de todo bien; que seamos conscientes
    que en cada corazón late la Vida de Dios y ésta se expresa a través de
    nosotros. Todos Somos Uno con nuestro Padre/Madre Divinos. Que todos nos
    graduemos con honores; Gracias al Autor de este hermoso libro y a
    ustedes por permitirme compartir con ustedes.

    Categoría: Metafisica | Agregado por: ADMINISTRADOR (15.Junio.2012)
    Vistas: 3411 | Comentarios: 1 | Valoración: 5.0/1
    Total de comentarios: 1
    1  
    El o la imbécil que ha publicado este estupidez de ensayo se ha atrevido a emitir un juicio de lo que no sabe, de lo que no ha practicado. ¿Con qué autoridad este o esta animal irracional se ha atrevido a manifestar que la metafísica tiene fallas? Oye, so bestia, primero infómate bien, practica, y luego opina. Cabeza de asno.

    Solamente los usuarios registrados pueden agregar comentarios.
    [ Registrarse | Entrada ]
    Copyright MyCorp © 2016