Karma y Nirvana - Variedades - ARTICULOS-VARIOS - Artículos - Terapias Diarias
Inicio » Artículos » ARTICULOS-VARIOS » Variedades

Karma y Nirvana
Compartelo en facebook


KARMA
La doctrina del karma se encuentra muy

relacionada con la doctrina anterior (anatmán). El karma se basa en los actos
de cada persona y en las consecuencias morales que se desprendan de ese
proceder. Los actos humanos determinan su reencarnación posterior, por lo que
las buenas acciones lógicamente serán recompensadas, como serán castigadas las
malas. Por eso el budismo sostiene que no existen en el mundo los placeres
inmerecidos ni los castigos injustificados, sino que todo es más bien producto
de una justicia universal. El proceso kármico actúa por medio de una ley moral
natural, más que por medio de un sistema de juicio divino. El karma de cada
individuo determina asuntos tales como su belleza, su inteligencia, su
longevidad, su salud y su nivel social. De acuerdo con las enseñanzas de Buda,
dependiendo del tipo de karma que tenga cada persona, puede reencarnarse en un
ser humano, un animal, un fantasma hambriento, un habitante del infierno o
incluso en alguno de los dioses de la religión hindú. A pesar de que el budismo
no niega la existencia de dioses, no les atribuye ninguna importancia especial.
La vida de los dioses en el cielo es larga y apacible, aunque están sujetos a
los mismos problemas que puede tener cualquier otra criatura, por lo que están
expuestos a una eventual muerte y a una futura reencarnación en un estado de
existencia inferior. No son los creadores del universo, ni tampoco controlan el
destino de la humanidad, por lo que para el budismo, el rezar o hacerles
sacrificios no tiene ninguna utilidad. De las distintas modalidades de
reencarnación, la humana es la mejor, porque las deidades están tan absortas en
sus propios placeres que pierden de vista la necesidad de redención. Por lo
tanto, la posibilidad de ser un iluminado es válida sólo para los seres
humanos.



Nirvana



El objetivo final del camino del budismo es
lograr liberarse de la existencia fenoménica a la que le es propia el sufrir.
Para lograr este objetivo hay que alcanzar el nirvana, que es un estado de
iluminación en el que los fuegos de la codicia, el odio y la ignorancia han
sido apagados. Este estado no debe confundirse con el aniquilamiento; el
nirvana es un estado de conciencia que va más allá de ninguna definición.
Después de alcanzar el nirvana, el iluminado puede seguir viviendo e ir
eliminando cualquier remanente de karma que pueda tener, hasta lograr llegar,
en el momento de morir, a un último estado de nirvana (parinirvana). En teoría
cualquier persona podría lograr alcanzar el nirvana, aunque en realidad es un
objetivo accesible sólo para los miembros de la comunidad monástica. En el
budismo Theravada, la persona que haya alcanzado la iluminación gracias a haber
seguido el Sendero de las Ocho Verdades o Pequeño Vehículo, se le conoce con el
nombre de arhat, o aquél que vale mucho, algo así como un santo solitario.
Todos aquellos que por una u otra razón no son capaces de lograr el objetivo
final, tienen, como siguiente opción, el tratar de lograr una mejor
reencarnación por medio del perfeccionamiento de su karma. Generalmente aspiran
a esta meta inferior los budistas laicos, quienes ven en este objetivo la
esperanza de llegar a una vida en la que sean capaces de alcanzar la
iluminación final, como miembros del sanga. La ética que guía y que lleva a
alcanzar el nirvana, es objetiva y de orientación interior, personal. Exige
cultivar cuatro actitudes que demuestren la virtud; estas actitudes son
conocidas como Los Palacios del Brahman, y son: la amabilidad y ternura, la
compasión, la alegría benévola y la ecuanimidad. Sin embargo, la ética que
lleva a lograr una mejor reencarnación se centra más bien en el cumplimiento de
los deberes que tiene cada persona con respecto a su sociedad. Estos deberes
incluyen actos de caridad, un especial apoyo al sanga, como también el no
olvidar jamás los cinco preceptos que constituyen el código básico de la moral
budista. Estas normas prohiben matar, robar, tener un lenguaje hiriente, un
comportamiento sexual indebido y consumir bebidas alcohólicas. Si la persona se
atuviera a estos preceptos, podría superar las tres grandes raíces del mal: la
lujuria, el odio y el engaño.




Categoría: Variedades | Agregado por: ADMINISTRADOR (21.Junio.2011)
Vistas: 365 | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Nombre *:
Email:
Código *: