HÁBITOS PARA REDUCIR LA ANSIEDAD - 12 de Mayo 2014 - Blog - Terapias Diarias
Terapias Diarias
Sábado, 10.Diciembre.2016, 04:49
Formulario de entrada
Búscar
Calendario
«  Mayo 2014  »
LuMaMiJuViSaDo
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031
Archivo de entradas
Nuestra encuesta
Estimen mi sitio
Total de respuestas: 1076
Amigos del sitio
  • Crea un sitio web gratis
  • Escritorio en Línea
  • Juegos Online Gratuitos
  • Video Tutoriales
  • Todos los Tags de HTML
  • Navegador Kits
  • Estadísticas

    Total en línea: 1
    Invitados: 1
    Usuarios: 0


    Bienvenido(a) Huésped | RSS
    Blog
    Inicio » 2014 » Mayo » 12 » HÁBITOS PARA REDUCIR LA ANSIEDAD
    05:48
    HÁBITOS PARA REDUCIR LA ANSIEDAD

    Para reducir la ansiedad hemos de recordar que la cafeína, teína, otras bebidas estimulantes, son perjudiciales para la ansiedad y hay que evitarlos. Recuerda que el alcohol, la cocaína, el cannabis y las drogas de síntesis pueden producir ansiedad. Al eliminarlos descansaremos mejor y dormir bien reduce la ansiedad. Debemos seguir horarios regulares y dormir alrededor de 8 horas diarias.

    Comer relaja, por lo que intentaremos comer cinco veces al día en cantidad suficiente para sentirnos mejor. Elige la fruta, la verdura, las proteínas magras y los cereales integrales, que proporcionan energía a largo plazo.

    Planifica de forma racional tu trabajo, priorizando, y si no puedes con todas, no te preocupes, mañana terminarás. Hacer pequeñas pausas en el trabajo, o a lo largo del día, disfrutando ni que sea un momento de algo agradable, leer, pasear, ver la tele o cualquier afición también será muy útil. El deporte moderado también es esencial para completar las sanas costumbres para reducir la ansiedad porque envía oxígeno a todas las células de tu cuerpo y así éste funciona mejor.

    En cuanto a la forma en cómo se afrontan los problemas, es importante evitar todo tipo de anticipación o pensamiento sobre la ansiedad, porque eso la mantiene y la aumenta, provocando aún mayor inseguridad.

    A veces la ansiedad empieza con un cosquilleo en las manos, porque hay un exceso de oxigenación provocado por la hiperventilación. Si nos damos cuenta enseguida, podemos hacer ejercicios de respiración. Otras, empieza con una sensación repentina de pérdida de equilibrio, mareo o inestabilidad. Entonces es recomendable no fijar la atención en nuestro cuerpo y, focalizarla en el exterior. Debemos relajarnos para no caer en el pozo de la ansiedad. Cuando se haya conseguido hemos de valorar nuestro esfuerzo, felicitarnos, incluso premiarnos con algo, pues es un logro que nos acerca al control de nuestro cuerpo y a la solución del problema.
    EJERCICIOS PARA REDUCIR LA ANSIEDAD

        Respiración diafragmática, respiraciones lentas, reteniendo el aire con la inspiración y expulsándolo lo más despacio posible. Se trata de inspirar llenando los pulmones al máximo aumentando el volumen de nuestro abdomen, retener el aire un momento y después expulsarlo lentamente, para que la espiración dure aproximadamente el doble que la inspiración. A veces se puede usar una bolsa de plástico o papel para respirar dentro de ella, de tal manera que después de unos minutos se consigue reducir el nivel de oxígeno en el organismo y desaparece la sensación de cosquilleo. La respiración profunda ayuda a relajar un nervio importante que va del diafragma hasta el cerebro, enviando un mensaje a todo el cuerpo para que se relaje y se deje ir.
        Dirige la vista hacia algo lejano intentando identificarlo. Eso puede ayudarte a recuperar o mantener el equilibrio. Se trata de dirigir la atención visual en una dirección distinta a nuestro cuerpo. Igualmente se puede hacer este mismo ejercicio con el resto de los sentidos, enfocándolos siempre hacia el exterior, nunca hacia nuestro cuerpo. Intenta identificar sonidos lejanos, coches, voces o cualquier otra cosa. Esto nos distrae y desenfoca nuestra atención del problema.
        Educa tu mente centrándote en cosas que sean buenas, bonitas y positivas, los pensamientos positivos tienen un efecto beneficioso sobre nuestro estado de ánimo. Es importante reconocer los pensamientos negativos en situaciones que te preocupan, el “todo”, “nada”, “siempre”, “nunca”, “nadie”, para cambiarlos por otros más racionales como “algo”, “algunos”, “algunas veces”. Evita la autoexigencia y la perfección. Equivocarse es humano, se tolerante contigo.
        Conecta con otras personas potenciando las relaciones sociales significativas. Hacer cosas con personas que nos aprecian y a quienes apreciamos nos ayuda a estrechar lazos y a sentirnos apoyados y seguros.

    Cuando la ansiedad es muy elevada, puede indicar la existencia de un trastorno de ansiedad, y se debe pedir ayuda a un profesional de la salud. Indudablemente, estos consejos también pueden ayudar, pero el tratamiento profesional, preferiblemente con psicoterapia, es imprescindible en estos casos.

    Vistas: 1051 | Agregado por: ADMINISTRADOR | Valoración: 0.0/0
    Total de comentarios: 0
    Solamente los usuarios registrados pueden agregar comentarios.
    [ Registrarse | Entrada ]
    Copyright MyCorp © 2016